El futuro del mercado de coches híbridos y eléctricos en España

Posted by

GUILLE LLOPIS

Toyota Auris

La reciente batería de medidas que Madrid ha presentado para limitar la circulación de determinados vehículos es una muestra del cambio de tendencia en movilidad que está produciéndose a nivel global. La capital de España no permitirá la circulación de coches diésel por el núcleo urbano a partir de 2025, reducirá a partir de 2018 la velocidad máxima en la M-30 a 70 km/h y prohibirá en 2020 el aparcamiento en zonas SER a coches de gasolina anteriores al año 2000 y diésel previos a 2006.

Ante esta nueva situación, la movilidad del futuro -al menos en las grandes ciudades- pasa por una reconversión del parque móvil. Las diez marcas más vendidas en España, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) tienen ya distintos modelos en el mercado y otros muchos a las puertas de salir a la venta.

De hecho, los últimos datos recopilados por Anfac, correspondientes a febrero de 2017, registran un aumento interanual de casi el 90% en los híbridos respecto al mismo mes de 2016. Esa cifra, sumada a la de enero, supone una subida de más del 95% en comparación con los dos mismos meses del pasado año. Misma tendencia siguen los vehículos eléctricos, con una subida de casi el 50% respecto a febrero de 2016, y un 31,3% en el balance bimensual.

Los planes de las marcas

Entre enero y diciembre de 2016, la marca de coches más vendida en España fue Renault, con más de 90.000 unidades matriculadas y cerca de un 8% del total. La compañía francesa cuenta actualmente con tres modelos eléctricos en su catálogo: el Zoe, el Twizy y la furgoneta Kangoo Z. E., a los que ha unido en el Salón del Automóvil de Ginebra que se celebra actualmente hasta el 19 de marzo una nueva línea para complementar al Zoe, que tendrá una variante potenciada también 100% eléctrica llamada e-Sport Concept.

Pese a que Renault apuesta por motores 100% de combustión o 100% eléctricos, dejando de lado la tecnología híbrida, la última actualización de la gama Scénic trae una variante que sí podría calificarse como tal. A nivel comercial la automovilística gala la ha denominado dCi 110 Hybrid Assist, e incluye un motor eléctrico de 10 kilovatios junto a uno diésel. Aun así, no es un híbrido como tal, pues el impulso al coche siempre se lo da el motor diésel, y en ningún caso puede circular únicamente por el empuje del motor eléctrico, que únicamente actúa como asistencia.

La número dos en ventas es Opel, con apenas un millar de unidades matriculadas menos que Renault durante 2016. Toda la apuesta eléctrica de la firma, originalmente alemana y cuya sede española está en Zaragoza, se basa actualmente en un modelo: el Ampera-e. Este compacto 100% eléctrico está al caer en muchos países europeos, pero en España no podrá verse hasta 2018. De él destaca Opel que puede alcanzar los 500 kilómetros de autonomía (alrededor de 300 km en condiciones reales de tráfico), y tiene una opción de carga rápida en 30 minutos, que permite cubrir una distancia de 150 kilómetros.

Potencia de grupo

El Grupo Volkswagen es, pese a la reciente unión entre PSA y Opel, el mayor productor de coches en Europa. Su marca principal, la que da nombre al holding, es la tercera en número de ventas en España, y únicamente dos de sus modelos (Golf y Polo) aglutinan más del 60% de las matriculaciones de la firma alemana. Su principal superventas, el Golf, cuenta con variantes tanto híbrida enchufable (Golf GTE, recientemente renovado) como 100% eléctrico (e-Golf). Además, una de sus berlinas más ilustres (Passat) también cuenta con una variante híbrida, así como el Up!, cuya versión e-Up! también funciona con motor eléctrico.

En el reciente Salón de Ginebra la marca ha mostrado el I. D. Buzz (imagen), el ‘remake’ de su histórica furgoneta de estética alternativa pero con motor eléctrico y una línea actualizada y cuyo primer diseño pudo verse en el último Salón de Detroit celebrado.

Furgoneta I.D. Buzz de Volkswagen

A nivel de plan, el de Volkswagen es uno de los más ambiciosos. Hace unos meses presentó su proyecto ‘Transform 2025+’ consistente en una serie de medias con las que a medio plazo quiere liderar la distribución de vehículos eléctricos en todo el mundo. Quieren, antes de 2030, ser la primera marca mundial en la materia: para ello, ya preparan lo que denominaron en un comunicado como una “gran ofensiva”, con la que a partir de 2020 empezarán a aumentar su cuota de mercado hasta el millón de coches eléctricos vendidos en 2025, fecha en la que esperan tener en el mercado una treintena de versiones eléctricas.

Otra de las marcas del grupo, la históricamente española SEAT (en el quinto puesto de las más vendidas en el país), va un paso por detrás en la materia. Sus coches, hasta la fecha, siguen teniendo motores de combustión convencionales, aunque ya cuentan con un buen abanico de prototipos que empiezan a probar la fiabilidad de su innovación: el IBE, el IBX, el eMii (presentado recientemente en el Mobile World Congress de Barcelona), dos versiones del León híbridas enchufables y un Altea eléctrico. Por el momento, el único anuncio oficial al respecto ha sido que el primer modelo eléctrico de la compañía, que esperan que llegue en 2019, será un modelo totalmente nuevo, y no una variante con un motor distinto de alguno de los modelos actuales.

Trabajo por hacer

Dentro del ‘top ten’ de marcas más vendidas a nivel nacional están también Peugeot y Citroën, ambas del Grupo PSA, cuarta y sexta respectivamente. Pese a sus buenos resultados conjuntos en matriculaciones, apenas llegaron a 40 híbridos vendidos entre los dos en 2016, por lo que su margen de mejora (especialmente respecto a su volumen de ventas global) es todavía inmenso. Peugeot creó uno de los primeros híbridos diésel del mundo, el 3008 Hybrid4 (cuya nueva versión saldrá a la venta en 2019), al que acompañan el compacto eléctrico iOn, la también eléctrica furgoneta Partner y el 508 RXH, un vehículo familiar híbrido de gama alta.

Citroën, al igual que Peugeot, tiene dos turismos y una furgoneta eléctricos: son el C-Zero (vehículo utilizado actualmente para el servicio de movilidad emov en Madrid), el E-Mehari y la Berlingo Electric, los tres con motor 100% eléctrico. Sus planes de futuro, a medio plazo, pasan por la renovación que PSA quiere hacer de su gama.

El Grupo PSA, antes de la absorción de Opel, había presentado los que esperan que sean sus futuros modelos de producción en el sector de los híbridos y eléctricos. En un primer adelanto lanzado el pasado mayo, se habló de siete híbridos y cuatro eléctricos que serían una realidad entre 2019 y 2021 (incluyendo los DS), aunque todavía no ha facilitado información detallada sobre las características que tendrán estos futuros coches más allá de especificar que habrá “compactos, SUV (Sport Utility Vehicle) y crossover”.

Líder asiático

Aunque sus ventas le sitúan en la novena posición a nivel general, Toyota va un paso por delante del resto en la distribución de coches de combustibles alternativos en España. Más de un 43% de los coches que vendió en suelo nacional, 24.094 unidades en 2016, no tiene motores de combustión convencionales. Además, cuatro de los cinco modelos más vendidos en el ranking de híbridos y eléctricos elaborado por Anfac son de Toyota, con la única excepción del Lexus NX300, en cuarto puesto.

Carga de un Nissan LEAF

Siete modelos híbridos distintos tiene la compañía japonesa en su gama. El Auris es el que más ventas registra, con casi 11.000 unidades en 2016, pero será el Yaris, el segundo híbrido más vendido en España, el que tenga una nueva versión. Toyota la presentó en el Salón de Ginebra, y es una variante deportiva llamada GRMN a sumar a la nueva gama que se lanza este año, para la que la compañía ha anunciado que utilizará para este modelo 900 piezas nuevas. Además, Toyota dio a conocer el i-TRIL, el prototipo de su futuro vehículo 100% eléctrico que no verá la luz hasta el año 2030.

La misma estela quiere seguir la también japonesa Nissan. Hace unos meses, la compañía celebró en París los 3.000 millones de kilómetros recorridos por los vehículos eléctricos que tiene por todo el mundo. Este hito simbólico es un primer paso embrionario de los planes de crecimiento de Nissan en el panorama de híbridos y eléctricos, pues su oferta actual se limita al compacto LEAF y dos variantes de furgoneta profesional. A este reducido elenco se unirá en 2018 una versión híbrida del Juke, que podría presentarse el próximo otoño, aunque no se ha adelantado que sea enchufable.

Producción española

Una de las principales compañías en ventas (y que además fabrica en España) es Ford. La americana, séptima marca más vendida, apenas contaba durante el año pasado con una variante híbrida en su gama, el Mondeo HEV. Sus ventas se limitaron en 2016 a 68 unidades, lo que deja un gran margen de crecimiento para lo que ya está llegando. 2017 ha sido el año del despegue, con la salida al mercado de variantes híbridas y eléctricas de modelos clásicos de Ford como el Focus o el C-Max.

Ford quiere ‘electrificar’ su gama para no quedarse atrás en el cambio de tendencia. Además de todos los modelos ya anunciados, la marca americana quiere sacar al mercado tres modelos potentes durante el próximo lustro: un todoterreno eléctrico con gran autonomía, una Transit híbrida enchufable y uno de sus coches históricos, el Mustang, en versión híbrida.

Cerrando el ‘top 10’ de ventas en España está KIA, con más de 53.000 vehículos en 2016. Precisamente uno de los modelos de la marca coreana, el Niro, está entre los diez híbridos y eléctricos más vendidos del pasado año, y ahora su gama se ha ampliado con la presencia del Soul EV eléctrico y el Optima PHEV, híbrido enchufable.

Pero estas diez marcas no son las únicas que se mueven a favor de la corriente. Otras como Audi (que ha anunciado tres nuevos modelos eléctricos para 2020), Jaguar (introduciendo los motores limpios en coches de alta gama) o Mercedes-Benz (con gamas tanto eléctricas como híbridas enchufables), entre otras muchas, marcan el camino de la movilidad privada del futuro: coches que, además de estar cada vez más conectados, sean menos contaminantes.

Además del creciente mercado de vehículos eléctricos, no hay que olvidar que marcas tan relevantes como BMW, Daimler, Ford y Volkswagen anunciaron el pasado noviembre que crearán una red de carga rápida en Europa. En ésta, a España, de momento, le corresponden más de 50 puntos de recarga de los 400 que tienen pensado crear estos fabricantes. Una demostración más del impulso real del coche eléctrico por parte de las grandes compañías de la automoción.


Source: NoticiasCoches