Toyota prueba la pila de hidrógeno en camiones de gran tonelaje

Posted by

20MINUTOS.ES

Camión sin emisiones

Toyota Motor North America, división americana de la compañía automovilística japonesa, ha comenzado a probar su nuevo ‘Project Portal’, un sistema de pila de hidrógeno que se aplicaría a grandes vehículos industriales. Se trata de una tecnología para la que la empresa ha fabricado un prototipo de camión sin emisiones, en el que probará su pila de combustible y hará un estudio de su viabilidad.

Estas pruebas comenzarán a partir del verano que ya se aproxima, y se enmarcarán en el Plan de Acción de Aire Limpio del Puerto de Los Ángeles (California), que según ha afirmado la propia Toyota en un comunicado ha reducido “notablemente” las emisiones nocivas de las operaciones de transporte en las zonas portuarias de Long Beach y Los Ángeles desde su implantación en 2005.

Las pruebas del ‘Project Portal’ se basan en la tecnología de la pila de idrógeno aplicadas a un vehículo de gran envergadura, tanto en peso como en dimensiones. El vehículo tiene una potencia totalmente adaptada para poder realizar las operaciones de transporte que llevará a cabo a modo de prueba por el área del puerto de Los Ángeles, para lo que su única emisión será de vapor de agua.

Tal como informa Toyota, los vehículos pesados son los culpables de un porcentaje “sustancial” de las emisiones que cada año van desde las carreteras de los puertos de California hasta el cielo. Esta tecnología puede ayudar a paliar el problema de las emisiones que genera el gran tráfico alrededor de las zonas portuarias.

El nuevo camión desarrollado por Toyota alcanza una potencia de 670 caballos (493 kW), impulsado por dos grupos de pila de combustible como la que propulsa al Toyota Mirai (vídeo abajo) y una batería de 12 kWh. El prototipo tiene una capacidad de carga de 36.000 kilos y según la compañía una autonomía, para operaciones “normales”, por encima de 320 kilómetros por depósito.

¿Cómo funciona la pila de combustible?

Los sistemas de pilas de combustible que empiezan a probarse en distintos vehículos tienen un funcionamiento muy particular. Consisten básicamente en incluir en el vehículo una especie de central química en miniatura que se encarga de llevar a cabo un proceso de electrólisis a la inversa: hace reaccionar oxígeno e hidrógeno para producir la electricidad necesaria para alimentar un motor eléctrico.

Este sistema todavía tiene algunos inconvenientes: se calienta por encima de los 100 grados, ocupa mucho espacio y el transporte de hidrógeno no es ni mucho menos sencillo. El oxígeno necesario para la electrólisis se puede tomar del aire, pero la manipulación y almacenamiento del hidrógeno entraña distintas dificultades. Por ello, la solución que se está adoptando es obtener el hidrógeno dentro del propio vehículo a partir de combustibles como la gasolina.

El proceso para conseguir hidrógeno a partir de hidrocarburos se llama isomerización: las moléculas del combustible (hidrocarburo) se pueden disociar en hidrógeno y carbono, enviando a la atmósfera el CO2 y haciendo que el hidrógeno pase por la pila de combustible, donde produce energía eléctrica al reaccionar con el oxígeno.

Llevar a cabo este proceso en el interior del coche evita tener que distribuir y almacenar el hidrógeno en estado puro, que es un gas explosivo, aunque requiere de un gran espacio y supone mucho peso, de ahí la conveniencia de comenzar las pruebas con camiones.

[Más información del funcionamiento de la pila de combustible y el hidrógeno en el glosario de km77.com]


Source: NoticiasCoches