Realizar un mal adelantamiento conlleva una multa de 200 €

Posted by

RACE

  • A la hora de adelantar hay que tener en cuenta el viento lateral que puede desestabilizar al vehículo, sobre todo al adelantar vehículos pesados.
  • Cuando adelantes, fuera de poblado, a peatones, animales o vehículos de dos ruedas o tracción animal debes dejar una separación lateral de 1,50 metros.
  • ESPECIAL: Seguridad Vial.

Adelantamiento en carretera

Hay un viejo dicho entre los conductores que dice “Si dudas, no adelantes, pero si adelantas, no dudes”. Y es que la maniobra de adelantamiento es una de las más peligrosas, sobre todo en carreteras convencionales con un carril para cada sentido de la circulación. Los más arriesgados son los adelantamientos entre vehículos, pero también cuando se sobrepasa a un ciclista y no se mantiene la distancia lateral de seguridad suficiente. Todos ellos, si se realizan de una forma inadecuada, conllevan una multa de 200 € y 4 puntos menos en el carné de conducir.

Los adelantamientos en carreteras convencionales son peligrosos porque el vehículo que adelanta debe utilizar durante dicha maniobra el carril de sentido contrario por donde pueden aparecer vehículos de frente con posible riesgo de colisión frontal. En el caso de carreteras con dos o más carriles por cada sentido de la circulación, rebasar un vehículo no supone un gran riesgo pero también debemos extremar la precaución, sobre todo por el rebufo de vehículos de gran tonelaje. En esta ocasión nos vamos a centrar en los adelantamientos en carreteras convencionales o secundarias, que son los más peligrosos.

¿Cómo hay que realizar un adelantamiento?

Tres son los momentos claves en cualquier adelantamiento, el antes, el durante y el después, y en todos hay que poner toda nuestra atención.

Antes de realizar la maniobra de adelantamiento debemos asegurarnos que no hay ninguna señal vertical u horizontal que lo impida, si está permitido debemos valorar bien las distancias y comprobar que no existen obstáculos o riesgos –una curva, un desnivel, vehículos delante de nosotros muy pegados y que no dejan espacio para situarnos tras realizar el adelantamiento, malas condiciones de visibilidad en general, densidad de tráfico, presencia de camiones, deslumbramiento…-.

También hay que tener en cuenta la velocidad a la que circulamos, a la que circula el vehículo que queremos adelantar y los límites establecidos en dicho tramo. Según el Reglamento General de Circulación (artículo 51):

“Las velocidades máximas fijadas para las carreteras convencionales que no discurran por suelo urbano solo podrán ser rebasadas en 20 kilómetros por hora por turismos y motocicletas cuando adelanten a otros vehículos que circulen a velocidad inferior a aquellas”.

Esto quiere decir que podemos rebasar la velocidad máxima siempre que no circulemos por autovías, autopistas o ciudad y siempre que no exista un límite específico de velocidad para una zona concreta (señal R-301). Esta excepción no se aplica a a los vehículos mixtos, camiones ni a los autobuses.

Tras esta observación y si la maniobra es segura es momento de avisar al resto de usuarios activando el intermitente (recuerda que también hay multas de hasta 200 euros si no lo utilizas) unos segundos antes de iniciar el adelantamiento. Una vez hecho esto, hay que asegurarse de que no existen riesgos mirando por los espejos retrovisores, ya que algún vehículo posterior al nuestro podría haber iniciado una maniobra de adelantamiento o puede haber aparecido algún obstáculo en la carretera.

El conductor que adelanta debe llevar una velocidad superior a la del vehículo adelantado, pero siempre respetando el código de circulación. No olvides tener en cuenta la posible existencia de viento lateral, sobre todo cuando adelantes vehículos voluminosos, ya que puede desestabilizar el vehículo.

Tras adelantar al vehículo es momento de regresar a tu carril de forma gradual y para ello dejaremos una distancia de seguridad adecuada con el vehículo adelantado para evitar que éste tenga que frenar o modificar su trayectoria.

Reglas de oro ante un adelantamiento

  • No adelantes a varios vehículos a la vez si no estás totalmente seguro de que no va a aparecer ningún vehículo en sentido contrario, por ejemplo, en una carretera recta y llana con buena visibilidad.
  • Cuando adelantes, fuera de poblado, a peatones, animales o vehículos de dos ruedas o tracción animal debes dejar una separación lateral de 1,50 metros como mínimo. El Reglamento también prohíbe adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario.
  • Tampoco adelantes detrás de otro que ya lo esté haciendo cuando sus dimensiones no te permitan observar la zona delantera.
  • Si inicias la marcha pero aparecen circunstancias que te impedirán finalizarla con éxito, reduce la velocidad y regresa de nuevo a tu carril.
  • Tampoco podrás adelantar a un vehículo que a su vez está realizando otro adelantamiento si tienes que invadir parte de la calzada reservada a la circulación en sentido contrario.
  • Si el adelantamiento se produce de noche es necesario mantener el alumbrado de corto alcance al aproximarnos al otro vehículo y durante la circulación en paralelo hasta que nos aseguremos que no podemos producir deslumbramiento al vehículo adelantado con las luces largas.
  • Aumenta la precaución y la distancia de seguridad ante adelantamientos con circunstancias meteorológicas adversas ya que en el carril contrario se pueden haber acumulado charcos de agua o placas de hielo.
  • Y siempre, siempre mira lejos para anticipar mejor cualquier situación de peligro.

Enlaces relacionados:

Source: NoticiasCoches